Desde la orilla de diques o lagos artificiales, con cañas de fondo o media profundidad, o desde la costa en los arroyos de alta montaña, los pescadoresencuentran en la provincia de Catamarca un sitio ideal para desarrollar su actividad.

Pesca en Catamarca
Imagen – Secretaría de Turismo de la Provincia de Catamarca
Un oasis en el desierto de La
Puna, Antofagasta de la Sierra, guarda el arco iris multiplicado en sus
espejos de agua. Aquí, la pesca de truchas es casi un ritual,
conocido y disfrutado por unos pocos que llegaron hasta este rincón de la
provincia, tal vez por casualidad. 
www.turismoruta40.com.ar
Esta especie multicolor
también  puede encontrarse en el Río de la Punilla, alimentado por
manantiales y nieves eternas, aunque difícilmente aparecen ejemplares de más de
2 Kilogramos. Las cucharitas voladoras suelen ser los señuelos más eficaces, aunque
de todos modos los lances deben ser repetitivos y persistentes si desean ser
exitosos.
Pesca de pejerreyes y percas
en el Dique Embalse Ipizca; pesca de altura en elAconquija; pesca de
magníficas truchas en el Departamento Ambato; los cursos de agua de Catamarca constituyen
una especial atracción para los pescadores, tornándose centro de reunión y
desafío durante cualquier época del año.
Truchas de la Puna
La Puna de Atacama nos
recuerda la altura, los salares, el desierto. Volcanes dormidoss con glaciares
moribundos en sus laderas nos indican el rumbo, como gigantescos centinelas
guardianes del inmenso altiplano. En algunos lugares, milagrosamente, florece
la vida. Mil flamencosanidan en lagos salados. En vegas -valles tapizados
de vegetación- hallamos patos, guallatas y chorlitos. Pero la sorpresa es Antofagasta de
la Sierra.  
Este pueblo, cuyo
significado es “Casa del Sol” en lengua indígena, es cabecera del
departamento homónimo catamarqueño. Esta zona de nuestro país es poco conocida
y menos frecuentada. Una de sus característicaas -aparte de ser un oasis en el
desierto- es precisamente la posibilidad que ofrece para la práctica de la
pesca deportiva de la truchaarco iris.

visitingargentina.com
Río de la Punilla
Nace en fallas geológicas
poco conocidas, alimentado por manantiales y nieves eternas. Su curso es
sinuoso, y llamarle río es casi un lujo, pues su anchura rara vez
excede de 4m. y su profundidad de dos. Es tributario de la laguna de la
Alumbrera , cuenca cerrada que no recibe otra fuente ni tiene desagüe.
Abundantes
“champas”, colas de zorro, crecen en sus frías aguas. Las truchas arco
iris no tienen demasiado trabajo en conseguir su diario
alimento, que está compuesto de lombrices e insectos principalmente. Acechan
pacientemente entre la vegetación acuática y son muy suspicaces a cualquier
ruido anormal o aún a la sombra móvil del pescador.
Dificilmente encontramos
ejemplares de más de 2 kg . Se impone, por el tipo de ambiente y el manso
discurrir de la corriente del río de la Punilla, utilizar cucharitas voladoras.
En muchas ocasiones se deben repetir los lances tres y cuatro veces… hasta
que el pez se decida a morder el señuelo, que pasamos tentadoramente delante de
su nariz, donde sospechamos que se encuentra esperando.
Si se decide a realizar un
viaje por el noroeste, incluya a Antofagasta de la Sierra. Eso sí, no
olvide que los caminos suelen ser de ripio o tierra y que es menester
informarse de su estado antes de internarse en busca de nuevos horizontes.
Mención: viajoporargentina.com
Lagos
El Jumeal – ubicado en
el departamento La Capital , a 4 km . de la ciudad.
Ipizca – departamento de Ancasti, a 98 km . de la ciudad.
Motegasta – departamento de La Paz , a 150 km . de distancia.
Las Pirquitas – departamento de Fray M. Esquiú.
Collagasta – departamento de El Alto, a 82 km .
La Cañada – departamento de Santa Rosa, a 100 km .
Sumampa – departamento de Paclín, a 80 km .
Sauce Mayo – departamento de Paclín, a 90 km.