Cinco cuencas de ríos y
lagos enclavados en valles montañosos al oeste de la provincia de Chubut,
conforman una de las áreas más importantes en el mundo para la pesca deportiva
en sus diversas modalidades, durante la temporada que se extiende desde
mediados de noviembre hasta el mes de abril.

Equivalentes al 40% del
total de los espejos y cursos de aguas situadas en la región de lacordillera
patagónica estas cuencas se encuentran bajo adecuadas políticas de
conservación y guiado que hacen de la pesca con mosca una actividad de placer
asegurado.
Pese a esto, los ingresos
que la pesca deportiva proporciona en Chubut representan sólo el 16% del total
que la actividad reporta a la región, lo que evidencia el claro potencial de
desarrollo que presenta la actividad y al que apuntan las autoridades de la
dirección provincial de Pesca Continental.
La provincia de Chubut
cuenta con áreas preferenciales de pesca deportiva, que figuran en el
listado del reglamento de pesca. Las cuencas de los ríos Puelo, Futaleufú,
Chubut, Corcovado, Pico y Senguerr ofrecen al pescador la oportunidad de
una pesca variada en especies de salmónidos. Truchas arco iris, fontinalis,
marrones, la trucha criolla y el salmón del pacífico habitan las aguas
continentales durante el tiempo de desove de cada una de las especies nombradas.
Las políticas de conservación
y protección del recurso encuentran un adecuado correlato en la presencia de
unos 35 veteranos guías de pesca, nucleados en torno a la Asociación de Guías
de Pesca del Chubut. Especializados y en permanente contacto con los organismos
oficiales y con sus pares de las provincias patagónicas, los guías de pesca
están desarrollando numerosas iniciativas que van mucho más allá del simple
guiado del pescador a los lugares más efectivos para la captura de un pez.
Avanzando en la filosofía de
la “captura con devolución de las piezas”, modalidad que en los
últimos diez años ha ganado adeptos en todo el mundo, la pesca con mosca o
“fly casting”, es hoy sinónimo de conservación del ambiente.
De la pasión por capturar un
legendario ejemplar que supere la marca de los diez kilos, hoy el pescador
deportivo sabe que la esencia de su afición es la posibilidad que ésta le
brinda de conocer lugares maravillosos, pasar momentos únicos en
un ambiente tan agreste y natural al que sólo unos pocos seres humanos tienen
el privilegio de acceder yenfrentar a un animal en su medio, vencerlo en su
propio elemento y con su mejor arma: la astucia. Y además dejarlo vivir para
que otro pescador pueda disfrutar de tamaña experiencia.
Es en torno a esa filosofía
que entidades como la Fundación Challhuaco (de la lengua mapuche,
“aguas de buena pesca”), creadas por los propios guías de pesca de la
cordillera, desarrollan actividades tendientes a concientizar sobre la
preservación del medio ambiente no sólo a los amantes de la pesca deportiva,
sino también a las comunidades que habitan en los ambientes cordilleranos
impactando sobre éstos en mayor o menor medida.
Por otra parte, el accionar
conjunto de guías y organismos oficiales en el ámbito patagónico, permitió
crear unreglamento de pesca deportivaunificado para toda la región, con
capítulos especiales para los diferentes ambientes, según sea la modalidad
permitida en cada uno de ellos.
Este reglamento es
actualizado año a año y cada temporada cuenta con modificaciones que en general
tienden a incrementar la modalidad de la pesca con mosca y la captura
con devolución, limitando cada vez más el sacrificio de las piezas.

Sin embargo, esta tendencia
no tiene un único sentido cada vez que los especialistas de los organismos
oficiales realizan excepciones según la evolución de la fauna ictícola en los
distintos ambientes. Fue así que en temporadas recientes se permitió la captura
de truchas con un tamaño inferior a lo establecido por reglamentos anteriores,
ante una sobrepoblación de ejemplares de corta edad y en perjuicio de otros que
alcanzaba su estado adulto.
Por esta razón, es necesario
consultar permanentemente los reglamentos de pesca, elemento que se entrega a
cada pescador cuando éste paga su licencia. De hecho, la estampilla de la
licencia debe adosarse en el mismo reglamento y esto es lo que debe exhibir
cada vez que se les solicita por alguno de los casi veinte guardapescas que la
provincia tiene dispersos en las distintas cuencas:
Cuenca del Río Chubut (única
con desagüe en el Océano Atlántico)
Cuenca del Lago Puelo
Cuenca del Yelcho (Río
Futaleufú y afluentes)
Cuenca del Corcovado
Cuenca de Río Pico
Cuenca del Río Senguerr
Esquel, Parque Nacional Los
Alerces y Cholila
Recomendaciones: La
Patagonia está libre aún de la “enfermedad del torneo” flagelo de las
truchas, Ayúdenos a mantenerla así. Tome precaución con su equipo que expone al
agua, si ha pescado anteriormente en otros ambientes fuera de la Patagonia.
¡Asesórese!
Mención: www.patagonia.com.ar, Pesca en Chubut. Foto gentileza de G. Ricligliano.