El más afectado es Las Maderas, seguido por La Ciénaga. En Los Alisos existen “niveles aceptables”. No se registraron consecuencias y se estima que esta semana la lluvia permitirá que empiecen a recuperarse.

SEQUÍA/ VISTA DEL DIQUE LAS MADERAS CON BAJOS NIVELES DE AGUA A CONSECUENCIA DE LA ESCASEZ DE PRECIPITACIONES.

Los niveles de agua en los diques de la provincia se encuentran extremadamente bajos, con un mínimo casi histórico en el dique Las Maderas, así lo confirmó la Intendencia de los Diques. La situación fue provocada por la falta de precipitaciones en la región, pero no hubo consecuencias irreversibles ni a nivel productivo ni ecológico, según aseguraron.

Desde hace semanas los jujeños se hicieron eco de la falta de agua en los diques, debido a que los espejos de agua no sólo son utilizados para fines productivos, sino también se transformaron en un sitio ideal para practicar deportes náuticos y pesca, y es una zona turística en pleno crecimiento.

Durante la jornada de ayer, el intendente de los diques, Víctor Hugo González, informó que hasta hace unos días “la situación fue preocupante en los diques”, especialmente en Las Maderas, donde hubo “mínimos históricos”, según sostuvo.

La situación también fue crítica en La Ciénaga, mientras que en Los Alisos, se mantiene “un nivel aceptable de agua”, indicó González.

Bogos Pesca

El funcionario explicó que la sequía fue producida por la escasez de lluvias, debido a que los diques de la provincia responden a un régimen pluvial, es decir, sólo se llenan a través de las precipitaciones.

A pesar de la vicisitud, el intendente detalló que esta semana llovió entre 40 y 60 milímetros en la zona, lo que permitió mejorar los niveles y renovar la oxigenación del agua, hecho primordial, ya que garantiza que no habrá mortandad de peces.

Además consideró González que la lluvia llegó a tiempo para no causar consecuencias en la producción, porque de haber continuado la merma del agua, habría peligrado la distribución del líquido elemento para los productores tabacaleros.

“No se sufrieron consecuencias, nos salvaron las lluvias de la semana pasada”, destacó González.

El intendente aseguró que según los pronósticos, también habrá precipitaciones los próximos días y así, se recuperarán los niveles de agua a través de los canales distribuidos que llegan desde los ríos Grande y Perico.

Por el momento no hay restricciones para la circulación y distribución de agua gracias al leve incremento que produjo el clima, y para el verano existen buenas perspectivas a nivel estructural.

Período estable por transición del “niño” y “la niña”

El director de Recursos Hídricos de la Provincia, Guillermo Sadir, informó que si bien se retrasaron las primeras lluvias que inician el período estival en la provincia, la semana pasada comenzó el ciclo de precipitaciones que permitirá embalsar los diques y afrontar así el próximo período de producción de la zona de los Valles con normalidad.

Con respecto al clima, el funcionario explicó que la provincia se encuentra en un período “neutro” que abarca la transición del “niño” a “la niña”. Durante estos meses entonces, el verano se caracterizará por ser “estable y tranquilo”, dijo el director.

Iniciado en este momento el período estival, se tienen previstas lluvias de intensidad que recargarán las cuencas y en consecuencia, desde la Dirección informaron que los equipos trabajan junto a Defensa Civil para establecer los protocolos correspondientes si se registrasen más precipitaciones.

“Las lluvias que hemos presenciado en el período anterior son convectivas, provocadas por alta temperatura y una corriente húmeda, concentradas en un lugar, esto en términos hídricos es de baja probabilidad”, dijo Sadir y explicó que están previstas lluvias de 30 o 40 milímetros en la Quebrada, pero no se descarta que existan tormentas más fuertes.

Si queres podes unirte y publicar tus salidas de pesca en https://www.facebook.com/groups/646608752084290/
Fuente: www.eltribuno.com