Reclaman por la pesca indiscriminada de una especie que está protegida y, sin embargo, se ofrece a la venta en restaurantes, algo que está prohibido.

Un grupo de pescadores tucumanos y santiagueños se unieron para impulsar adelante una campaña que tiene por finalidad la preservación del Río Dulce para el desarrollo de la pesca deportiva, y del dorado como especie protegida.

Todo comenzó en 2003, cuando se produjo una mortandad importante de peces en ese río. En la actualidad el proceso está en el sentido contrario y se está produciendo una importante recuperación de la cantidad de animales, sobre todo del dorado, exclusivo de Sudamérica.

“Armamos esta movida porque hay una pesca indiscriminada de dorados, cuando se trata de una especie protegida a la que no se puede ni transportar, ni matar”, comentó Rubén Marco, uno de los referentes del movimiento, que dialogó con la emisora

Por ese motivo, los pescadores exigen controles para frenar lo que está sucediendo. “Santiago del Estero tiene una dicotomía. Por un lado hizo una gran inversión en una Estación de Piscicultura en las Termas de Río Hondo, pero por otro lado ofrecen dorados en restaurantes, cuando está prohibida su venta”, cuestionó.

Además, Marco confirmó que este lunes mantendrán una reunión con el director de Fauna de Santiago del Estero. Bogos PescaPor último, reflexionó sobre la problemática en el Río Dulce: “Lamentablemente es un problema cultural muy grande. Hay mucha gente que va de Tucumán y conoce las reglas y sin embargo mata todo lo que se puede y deja basura en el río”.

Fuente: www.eltucumano.com